miércoles, 24 de abril de 2013

Redes sociales, ¿buenas o malas para el Periodismo?

 
FOTO Cortesía Periodismo en Red
 
¿Es alentador el futuro del periodismo con el avance de las redes sociales? Esta pregunta es común en escuelas de Comunicación Social y mesas de redacción. Muchos debates se han abierto con respecto a los beneficios y aspectos negativos de incorporar cada vez con más fuerza estas nuevas herramientas en el ejercicio periodístico.
Pero independientemente de las distintas visiones, lo cierto es que a través de las redes sociales se ha logrado incluir al público en la difusión y creación de las noticias, lo que ha permitido un acercamiento más humano a cada hecho que ocurre a nuestro alrededor.
Sin embargo, para propiciar que esta participación se haga de una forma adecuada y enriquezca la labor periodística es vital educar a quienes comunican a través de las redes. Es necesario que los usuarios aprendan a informar con responsabilidad.

Listas de espera para cirugías son kilométricas


En El Algodonal hay 86 pacientes aguardando para ser operados del tórax
FOTO Archivo BDA

Para acceder a una cirugía en el sistema de salud público nacional hay que armarse de paciencia porque las listas de espera quirúrgica son kilométricas.
Quirófanos inhabilitados o en remodelación, insuficientes camas en la Unidad de Terapia Intensiva (UTI) y falta de especialistas imposibilitan la adecuada movilidad de los turnos quirúrgicos en los hospitales del país.
En el Hospital Vargas de Caracas una persona puede estar hospitalizada entre cuatro y cinco meses mientras le sale el cupo para ingresar al pabellón en especialidades como Neurocirugía, Traumatología, Cirugía General o Urología.
El Vargas tiene solo dos quirófanos operativos, y desde 2007 se espera la entrega de otros ocho para agilizar los turnos.
En el Hospital J.M de Los Ríos la lista de espera quirúrgica tiene 3.500 niños anotados, la mayoría requiere operaciones en áreas como Oncología, Neurocirugía y Cardiología.
Este centro de salud tiene actualmente dos quirófanos operativos, otros siete están en remodelación. Sin embargo, el déficit de médicos anestesiólogos impediría que al estar listos los pabellones se pusieran a funcionar a su máxima capacidad.
En el Complejo Hospitalario José Ignacio Baldó, mejor conocido como El Algodonal, las cuatro especialidades en adultos que se operan tienen listas de espera, las más nutridas están en Cirugía Torácica, con 86 pacientes, y Cirugía General, con 20.
El tiempo aproximado para entrar a pabellón de un paciente que está hospitalizado es de un mes, el que se atiende por consulta puede aguardar hasta tres meses.
  
INAUGURACIONES VACÍAS

La mayoría de las remodelaciones hospitalarias se quedaron en hermosas fachadas y áreas remozadas porque falta el equipamiento y los médicos que las pongan operativas.
 A la nueva Unidad de Terapia Intensiva y a los quirófanos de El Algodonal no han llegado las máquinas de aire comprimido, indispensables para realizar operaciones de alta complejidad.
En el J.M de Los Ríos las recién entregadas áreas de terapia cardiovascular y terapia postquirúrgica tienen listo el cajón y los equipos pero no hay médicos.
El Vargas tiene lista la estructura de ocho nuevos quirófanos, pero falta montar máquinas de rayos x y de esterilización, que no han llegado por problemas de aduana.
 
EQUIPOS EN COMA

La falta de equipos para exámenes de imágenes es uno de los factores que impide que el sistema público nacional cumpla con las metas de eficiencia.
Los principales centros de salud del país no tienen máquinas operativas de rayos X, tomografía o resonancia magnética.
La Memoria y Cuenta 2012 del Ministerio de Salud reveló que de 400 equipos con orden de mantenimiento a ninguno se le realizó el servicio requerido.
En el Hospital Universitario de Caracas, por ejemplo, los tres equipos están dañados desde finales del año pasado porque no se cumplió el mantenimiento requerido, en consecuencia se averiaron piezas de la estructura.
  
LLAMADO A ESPECIALISTAS

El Ministerio de Salud ordenó a todos los directores hospitalarios hacer una lista con los especialistas que necesitan y la cantidad que requieren para cubrir óptimamente los servicios.
Con ese listado en mano MinSalud se avocará a hacer los respectivos llamados a concursos para el ingreso a posgrados y hará ofrecimientos para las plazas desiertas.
Por ejemplo, en el J.M de Los Ríos, desde hace varios años no ingresan concursantes al posgrado de Oncología ni de Hematología, ambos servicios tienen un flujo de aproximadamente 200 pacientes mensuales que deben ser atendidos por tres o cuatro médicos.